CÓMO ES UN SOFÁ DE CALIDAD POR DENTRO


Al igual que ocurre con muchas otras cosas, no podemos quedarnos con el aspecto exterior de un sofá, incluso por muy cómodo que nos parezca, porque en realidad no sabremos qué es lo que estaremos comprando. Necesitamos conocer de qué está formado su interior para valorar si es o no es justo el precio con el que está marcado a la venta.



Lo primero que deberíamos hacer es exigir que el vendedor nos informe de la composición de la estructura o armazón del sofá, así como de los rellenos y otros elementos internos del sofá. Si una persona trata de venderte algo y desconoce datos tan esenciales como éstos, ¿no crees que deberías confiar más en quién sí sabe lo que está vendiendo?
 
Aún así, es difícil que sepas valorar qué es lo que más te conviene. A no ser que sepas mucho más que el vendedor, algo que es fácil que te ocurra, dado que no es extraño encontrarte con vendedores poco formados e informados. Para ayudarte con tu elección, te voy a dar, muy resumidamente, algunas claves para poder reconocer la calidad de un sofá.
 
Como no queremos escribir artículos demasiado extensos, analizaremos las partes interiores de un sofá en artículos diferentes. Así, es mucho más fácil que entiendas aquello que te interesa saber cuando vayas a comprarte uno.

Evidentemente, tú no vas a poder verlo por dentro en tienda, de modo que tendrás que confiar en lo que te diga quien trata de vendértelo, y/o asegurarte de que efectivamente en esa tienda se preocupan por conocer los productos antes de ponerlos a la venta. Algo que sí te garantizamos en MOBLES GUILLEN (muebles como imaginas).

 

El chasis o estructura del sofá


Si toda la estructura del sofá está hecha de tableros, desconfía. Hay tableros de muy baja calidad y, a menos que el vendedor te pueda garantizar que él mismo ha comprobado la calidad de éstos, no puedes saber si estás comprando un sofá con una buena estructura o, por el contrario, estás comprando un sofá de vida corta.


Lo más común es encontrar estructuras de sofás hechas de listones de madera, de pino en la mayoría de los casos de fabricación española, que combinados con tableros de calidad dan muy buenos resultados. Como ya te he dicho antes, deberás siempre confiar en que, quien te lo está vendiendo, ha comprobado su calidad antes de ser tapizado.
Por último, si lo que buscamos es un sofá de alta gama, éste debería tener un armazón metálico. Lo mas habitual es que esté fabricado en acero o aluminio. Esto nos garantiza una gran durabilidad. En efecto, estos sofás son más caros, al igual que ocurre con cualquier otro producto fabricado en materiales de calidad superior. Bien sean coches, casas, muebles o zapatos.



 En resumidas cuentas, a la hora de adquirir un sofá, si lo que buscas es obtener una calidad acorde con lo que estás pagando, exige que al menos quien te lo venda esté bien informado y te esté ofreciendo una buena relación calidad-precio. Además de que te garantice que lo que está diciéndote es verdad. Porque en este tipo de producto, vas a tener que confiar en la tienda más que en el producto. Y en última instancia en la honestidad de la persona que te atiende.

Si tienes cualquier duda sobre nuestros productos, háznoslo saber. Nosotros sí seleccionamos nuestros muebles siguiendo unos criterios mínimos de calidad, y no ocultamos ningún tipo de información.

Llévamos desde 1972 en el mundo del mobiliario y la decoración, y queremos mantener la confianza y la credibilidad que han depositado nuestros clientes en nosotros, durante estos más de 40 años de existencia de MOBLES GUILLEN.
+