Separar ambientes con estanterías

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre las diversas opciones que existen para separar ambientes. En este post, os queremos presentar cuatro modelos distintos de estanterías que sirven también para este menester.

Para separar el salón del comedor, este modelo hecho de metal y cristal, de estructura prácticamente diáfana y aspecto ligero, nos permite incluso ubicarlo en un salón-comedor no demasiado grande.


Esta otra estantería se ha ubicado entre el recibidor y el salón, y aunque está hecha de madera, el color blanco en el que se ha elegido y el hecho de que esté totalmente abierta por ambas partes, ayudan a restar peso visual y permite que la luz pase a través de ella hasta la entrada de la vivienda.


Como prolongación de un muro es cómo se ha hecho uso de este otro modelo de estantería formada por montantes. Este tipo de estructuras nos permite realizar la estantería totalmente a medida, pudiendo elegir tanto la altura como anchura y profundidad de la misma, y disponiendo además de una gran gama de acabados y colores.


Sin duda la estantería más original de las cuatro. En esta ocasión se ha utilizado para delimitar una zona de estudio. Realizada con cubos de madera superpuestos unos encima de otros, nos permite realizar todo tipo de formas y llegar también hasta las medidas que necesitemos. El color blanco y el intercalado entre los cubos, a través de los cuales pasa la luz, hace que, a pesar de ser un mueble de dimensiones considerables, conserve un aspecto ligero.
+